Home EL Cuervito JOSE EL SOÑADOR V
  Los muertos de nuestra felicidad Marti, Hidalgo, Zapata, Villa, Che, Gandhi,
JOSE EL SOÑADOR V PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Domingo, 09 de Noviembre de 2008 22:07

 V  José el soñador (Capítulo Final)
En el capítulo anterior de esta historia que hemos tomado de la biblia, nos enteramos de cómo la gente se esclavizó, porque hay quienes atesoran , acaparan y embolsan la riqueza social que es la producida por todos los pueblos. Podemos pensar que solo la familia de José, la del Faraón y sus sacerdotes  fueron los únicos que no pasaron las de "Cain",  y fueron los únicos que no quedaron en la miseria. De ahí en más toda la población de Egipto y sus alrededores  la sudó para sobrevivir.
Cualquier semejanza con la actual realidad es mera coincidencia.
Por "voluntad propia" enajenaron sus tierras y sus animales, se vendieron ellos mismos a José, representante del Faraón, a cambio de trigo para matar la hambruna; y de paso les dieron chamba para que trabajaran en lo que habian sido sus propias tierras, nada mas y nada menos.

 Los hijos de Israel o de Jacob, como se le nombra indistintamente en la Biblia al papá de José, crecieron y se multiplicaron, como reza el adagio. Ellos habitaron la region de Gosen.    El Viejo patriarca Jacob vivió 147 años, y vivió sus últimos 17 en Egipto.
Cercana ya su muerte mando llamar a su hijo José y le dijo: "
Si he hallado gracia a tus ojos, ruégote pongas tu mano debajo de mi muslo  en señal de juramento, y prométeme que serás benigno y fiel para conmigo, haciéndome la gracia de no enterrarme en Egipto. Antes bien, cuando me durmiere con mis padres, sácame de Egipto y entiérrame en su sepultura."   José respondió: "Haré como tu dices". Jacob añadió: "Júramelo", y José se lo juró. E Israel hizo una inclinación sobre la cabecera de la cama."
Luego bendijo a sus nietos, los hijos de José nacidos en Egipto, a quines les auguró un futuro feliz y poniendo su diestra y su siniestra, la primera en la cabeza del menor y la segunda en la del mayor, sentenció quién sería cabeza de su pueblo en el futuro. José se molestó porque su padre habia puesto la mano derecha en la cabeza equivocada, pero el abuelo insisitió que así estaba bien; y alégale al pápa, pues no, no hay forma de alegarle al patriarca, menos en la hora de su muerte.
     Luego Jacob mando llamar a sus hijos y los bendijo y les dijo: "Reuníos , porque quiero anunciaros  lo que os sucederá en los días venideros. (…)  [Leed el poema en la sección de esta revista "Republica de poetas", que  fue lo que les dijo Jacob a sus hijos, en la página 15]
       Todos los nombrados en el poema, son los jefes de las doce tribus de Israel, y eso lo que su padre les pronunció cuando los bendijo.
      Continuó diciendo: <<Yo voy a reunirme con mi pueblo; sepultádme con mis padres en la ruta que esta en el campo de Efrón, el jeteo, esto es, en la caberna de macpela, frente a Mambré en la tierra de Canán, la que compró Abraham con el campo de Efrón, el jeteo, en posesión de sepultura. Allí fueron sepultados Abraham y su mujer Sara, allí también Isaac y Rebeca su mujer; allí también he sepultado yo a Lía. El campo y su ca-verna los compró Abraham a los hijos de Jet.>> C uando acabó de dar estas órdenes a sus hijos, encogió sus pies en la cama, entregó su espíritu y se reunió con sus padres."
"Entonces se echó José sobre el rostro de su padre, lloró inclinado sobre él y lo besó. Luego mandó a los medicos que estaban a sus órdenes que embalsamaran a su padre. Fueron precisos cuarenta días, porquen tal era el tiempo requerido para embalsamar…José guardó por su padre un luto de siete días..
                          ULTIMOS AÑOS DE JOSE
          Temerosos los hermanos de José de que éste tomara represalias contra ellos a la muerte de su padre, le mandaron a decir:  <<Tu padre, antes de morir, ordenó esto: Así diréis a José : "Perdona el delito de tus hermanos y su pecado, porque hicieron el mal contigo; perdona, pues, ahora, el delito de los siervos de Dios de tu padre". Y José lloró mientras le decían esto.  Llegáronse luego a él sus mismismos herma-
nos y postrados ante él le dijeron:<<Henos aquí por esclavos tuyos>>. Mas José les dijo. << No temáis, ¿Estoy  yo acaso en lugar de Dios?  "

     Los perdonó e incluso les dijo que lo que habían hecho, prácticamente estaba dirigido por la mano de Dios, pues el haberse encontrado en Egipto en la posición que tenía, había salvado a su pueblo de la hambruna y la destrucción.  José murió a los 110 años. (…) Antes de morir, dijo José a sus hermanos:<<Yo voy a morir, mas Dios vendrá ciertamente en vuestra ayuda y os hará subir de esta tierra a la tie-rra que él prometió a Abraham, Isaac y Jacob>>. E hizo José jurar a los hijos de Israel así: <<Ya que Dios vendrá  ciertamente en vuestra ayuda, llevaréis de aquí mis huesos>>. José murió a los ciento diez años; lo embalsamaron y lo pusieron en un sarcófago en Egipto.

 

IVTremenda historia esta de José, a quien se le conoció como el "soñador", pues miraba el futuro a través de sus sueños.
    En el capítulo pasado los dejamos a José y a sus hermanoscomiendo. Sus hermanos no sabían todavía que ese principal del reino de los egipcios era tambien su hermano.
    Igual hizo José que en la ocasión pasada.  Al despedir a sus hermanos, dió órdenes que en la boca de cada saco de trigo con el que regresaban al reino de su padre fuera puesto el dinero, y como deferencia a su hermano Benjamín el mas chico, tambien hizo que se colocara en su saco su copa de plata.
    Bueno, eso de la copa es un decir, pues luego mandó a su mayordomo a reclamársela, como si la hubieran robado. Juguetón el "muchacho" José. "¿Por qué habéis vuelto mal por bien? ¿No es esa la copa que sirve a mi señor para beber y adivinar?" les dijo el mayordomo.
     El "autor" del robo, Benjamín fue tomado como esclavo de José. Uno de sus hermanos, afligido, le dijo al hombre fuerte de Egipto: "El joven no puede dejar a su padre; si le deja, su padre morirá." Y le repitió las palabras del  Viejo: "…si llevárais también a éste de mi presencia y le acaeciere alguna desgracia, harías descender con dolor mis canas al Seol."

 
     Bueno, José al ver la situación, no queriendo causarle dolor ni mal alguno a su padre dijo:
     "Haced salid de mi presencia a todos." 'y no quedó nadie con él cuando se dió a conocer a sus hermanos. Entonces rompió a llorar a voz en grito, de modo que lo  oyeron los egipcios, y llegó la noticia a casa del Faraón.(…)

     "Acercaros a mí”. Y ellos se acercaron. El dijo, yo soy José vuetro hermano el que vendiste para Egipto. Más ahora no esteis acongojados, ni os pese el haberme vendido aquí, pues Dios me envió delante de vosotros para conservar vuestras v idas.
     Ya van dos años de hambre sobre la tierra, y aún quedan otros cinco sin arada ni siega. Dios me ha enviado delante de vosotros para dejar un resto de vuestra raza sobre la tierra y salvar, en vosotros, la vida de mucha gente. Así, pués, no me enviaste vosotros aquí sino Dios. El me ha hecho padre del Faraón  y Señor de toda su casa, gobernador de toda la tie-rra de Egipto."
     Mandó José traer a su padre, “que decienda hasta mi sin tardar, habitará la region del Gosen, y estará cerca de mi tú y tus hijos y los hijos de tus hijos, tus rebaños, tus ganados y todo cuanto tienes. Cuidaré de ti … pues todavía quedan cinco años de hambre. … apresuraos a traer aquí a mi padre. "Entonces se abrazó al cuello de Benjamín llorando, y también lloró Benjamín ab razado a él. Luego besó a todos sus hermanos y lloró al abrazarlos.   

EL FARAON SE ENTERO.
     El Faraón dijo a José: <<Dí a tus hermanos: “Haced así: Cargad vuestros asnos y volved a la tierra de Canán. Tomad a vuestro padre y a vuestras familias y volved a mí.   Yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto y disfrutaréis  de lo mejor de ella.” Tú tienes autoridad para ordenar: Haced así: Tomad de la tierra de Egipto carros para vuestros niños
y mujeres, tomad a vuestro padre y venid.” No os duela dejar vuestras casas, porque lo mejor de la tierra de Egipto será para vosotros.”
     Y así fue que José envió a sus hermanos por su padre, dió víveres para el camino y a todos los obsequió, soloque a Benjamín el menor, dio trescientos cilcos de plata, y cinco trajes nuevos, mientras que a sus demás hermanos obsequió un solo traje a cada uno. Seguramente recordaba que por acción o por omision sus hermanos por poco lo mandan con Dios mas pronto de lo previsto. Benjamín nació después del suceso. “Después se despidió de sus hermanos que partieron. Y él les dijo: <<No discutáis por el camino>>.
     Llegando con su padre le dijeron de entrada: “José vive todavía y es señor de toda la tierra de Egipto.” No les creyó al principio, pero al darse cuenta del envío de víveres de su hijo y las bestias y las palabras que salieron de su corazón y ahora sus hermanos decían a su padre, seguramente con los ojos húmedos, cayó a cuenta que era verdad. “Entonces Israel dijo: <<Sí, José, mi hijo, vive todavía. Ire y le  veré antes de morir.”>>
      Y allá fue con toda su heredad y familia,  “llegado a Berseba , ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac.
    Y Dios habló a Israel en una visión nocturna, diciendo:<<¡Jacob! ¡Jacob!>> Y él respondió: <<Héme aquí>>. Dios continuó: <<Yo soy Dios el Dios de tu padre. No temas descender a Egipto, porque allí yo haré de tí un gran pueblo. Descenderé contigo a Egipto y te haré subir de allí. José te cerrará los ojos.>> (...)
     Israel envió por delante a Judá su hijo, al encuentro de José, para comunicarle que viniera a verle a Gosen. (...) Hizo José enganchar su carro y salió al encuentro de su padre, Israel,  a Gosen. Caundo estuvo ante él, se echó a su cuello y lloró largamente teniéndole abrazado. Israel dijo a José: <<Ahora puedo ya morir, ya que he visto tu rostro y estás todavía vivo>>.

EL FARAON LOS RECIBE

    José presentó  al Faraón a cinco de sus hermanos. El les preguntó que cual era su oficio, pastores le dijeron, ese ha sido nuestro oficio por generaciones. Entonces el Faraón dijo: <<Tu padre y tus hermanos han venido a tí; la tierra de Egipto esta delante de tí; haz habitar a tu padre y a tus hermanos en lo mejor del país; quédense, pues, en la región del Gosen y, si sabes que entre ellos hay hombresde valía, ponlos de mayorales de mis ganados.>>
     Luego José presentó a su padre al Faraón. Jacob bendijo al Faraón, quien le preguntó: “¿Cuántos años tienes?” Jacob le respondió: “Los años de mi peregrinación son ci    y no al alcanzaré los años de vida de mis padres al tiempo de su peregrinación. (...)”

     “Fijó José el lugar de residencia a sus padre y a sus hermanos dándoles posesiones en las tierras de Egipto, en lo mejor del país, en el distrito de Ramses, como había ordenado el Faraón.
     Por entonces no había pan en toda la región, pues el hambre se había agravado en extremo. Egipto y Canán  desfa-llecían de hambre.”
    José iba capitallizando todas las entradas de dinero al arca del faraón, de tal suerte que para la gente que iba a comprarle el trigo, se le iba acabando el dinero.

[Origen del esclavismo]

    “Acabando el dinero en Egipto y Canán, todos los egipcios se llegaron a José diciéndole: <<Dános pan; ¿Es que vamos a morir ante tus ojos porque no tenemos ya dinero>> José les respondió:<<Dadme vuestros ganados, si se os ha acabado ya el dinero, y a cambio os daré trigo>>. Ellos trajeron a José sus ganados y les dió alimentos a cambio de caballos, ovejas, bueyes y asnos... Así todo aquel año les proveyó de pan
a cambio de sus ganados. Pasado aquel año, volvieron a él al año siguiente y le dijeron: <<No podemos encubrir a vuestro señor que se nos ha acabado el dinero, también el ganado es ya de nuestro señor y ahora no nos queda para nuestro señor sino nuestro cuerpo y nuestras tierras. ¿Por qué habremos de perecer ante tus ojos nosotros y nuestras tierras? Cómpranos a nosotros y a nuestras tierras, pero dános simiente para que podamos vivir y no muramos y para que nuestras tierras no queden asoladas.>> Compró así José a nombre del Faraón  todas la tierras de Egipto, pues los egipcios, oprimidos por el hambre, le vendieron cada una de sus fincas. De este modo adquirió José para el Faraón toda la tie-rra de Egipto, reduciendo a servidumbre a todo el pueblo del uno al otro confín de Egipto. Solamente no compró las tierras de los sacerdotes porque ellos tenían una asignación del Faraón y vivían del crédito que éste les daba, por eso no vendieron sus tierras. José dijo después al pueblo: <<He aquí que hoy os he comprado a vosotros y a vuestras tierras para el Faraón; más ahora aquí tenéis simiente, sembrad las tie-rras. A la recolección daréis la quinta parte al Faraón, mientras que las otras cuatro partes serán vuestras para la siembra de los campos y para vuestro consumo y el de vuestras familias. Y ellos respondieron:” tú nos has salvado la vida, hallemos ahora gracia a los ojos de nuestro señor y seremos siervos del Faraón. Entonces José puso por ley, hasta hoy en toda la tierra de Egipto, dar el quinto al Faraón, a excepción de las tierras de los sacerdotes, que no fueron vendidas al Faraón.

Última actualización el Viernes, 13 de Noviembre de 2009 02:00
 

Agenda del Cuervo

Agenda del Cuervo del Sur

South Main Medical

Banner

Alejandro's Restaurant

Banner

Las Flores

Banner

PK Burger

Banner
Powered by Zona Web Usa